Hay que saber

Logroño es la capital de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Bañada por el río Ebro, al que abraza en su crecimiento y desarrollo, la ciudad experimenta en la actualidad un notable cambio con respecto a los últimos años. Se está dotando de nuevos servicios e infraestructuras que le confieren un mayor atractivo y un nuevo punto de vista para convertirle en referente y punto de encuentro entre las ciudades de su entorno.
Entre las virtudes más conocidas de la ciudad, cabe destacar la cultura del vino, la gastronomía, el Camino de Santiago, el Casco Antiguo o el carácter de Primera Ciudad Comercial de España. Las fiestas locales, entre las que destacan las de San Mateo, en el mes de septiembre, como otro de los escaparates más importantes de una ciudad que ha aprendido a combinar la tradición y el arraigo de sus costumbres, con la modernidad y el dinamismo de los nuevos tiempos.
Las dimensiones de la ciudad invitan al paseo y al disfrute pausado de sus enclaves significativos. El Paseo de El Espolón, la concatedral de Santa María de La Redonda; el convento de la Merced, actual sede del Parlamento regional; la característica calle Portales, la iglesia de Santiago El Real, o la de Santa María de Palacio, son algunos ejemplos de interés que no se pueden dejar de visitar.
Otro valor importante lo constituye el carácter abierto y hospitalario de los logroñeses, en la actualidad en número superior a los 130.000 habitantes. Un carácter que queda de manifiesto en los numerosos hermanamientos y asociaciones de la ciudad con otras localidades del mundo. Dax y Libourne en Francia, Dumferline en Escocia, Todos los Santos de la Nueva Rioja, en Argentina; Rancagua, en Chile; y Hagunía como exponente de la colaboración y solidaridad de Logroño con la población saharaui.
Es importante conocer que el clima continental suavizado con el que cuenta esta ciudad propicia un ambiente caluroso en verano y bajas temperaturas en invierno, ante lo que conviene estar preparados. Otra recomendación para el visitante es disfrutar de la variada oferta de calidad del comercio logroñés y, cómo no, recalar en alguna de las muchas bodegas que se pueden visitar previa cita.
A pesar de todo lo apuntado, la mejor forma de conocer Logroño es pasear por sus calles, mezclarse con sus gentes y disfrutar de las muchas virtudes que la constituyen como una ciudad agradable y querida para cualquier visitante. Cada uno hace de Logroño una imagen distinta porque 'Lo que hay que saber', como encabeza el título de estas líneas, es la imagen irrepetible que cada uno descubre durante su estancia en una ciudad que tiene mucho que ofrecer.

 
   
Situación geográfica
Clima
¿Cómo llegar?
¿Como moverte?
Callejero
Vista de la Ciudad
Ciudad
 
Otoño
Otoño